Rarezas: Tres ideas esperanzadoras

19 10 2006
  • Algún día, veré a uno de mis hijos equivocarse muchas veces…. y, si el destino lo permite, se detendrá un momento; observará lo que esta haciendo… y lo intentará de nuevo. Y se dará cuenta por fin, que el camino mas seguro al éxito esta pavimentado de errores.
  • Una mañana, dentro de mucho tiempo, despertaré con la misma energía y ansia de hoy por comerme al mundo, con las ganas de levantarme y hacer que todo el que me encuentre en la calle sonria aunque sea unos minutos. Con el plan seguro para hacer millones. Pero dejaré todas esas ideas por la paz… y abrazaré a la mujer que duerme a mi lado, y ahí, sin desear nada mas, recordaré porque pienso siempre que la felicidad de un hombre se enciende y apaga en los brazos de una mujer.
  • Alguien me dirá, cuando me encuentre despues de mucho tiempo: “!!Y tú que pensabas que serías ingeniero¡¡”

Escuchando: Rilo Kiley – Three Hopeful Thoughts 😉

Anuncios




De Rol por Mamulique

1 10 2006

Dejenme compartir con ustedes un nuevo descubrimiento que hize en una de mis muchas exploraciones por este mundo lleno de lugares bellos y desconocidos.

La expedición de este dia me llevo a unos cuantos kilómetros fuera del área metropolitana de Monterrey, lejos del bullicio y el ajetreo diario de la vida en una ciudad.

Dentro de terrenos vírgenes de abundante vegetación y paisajes pintorezcos, se encuentra la peculiar población de Mamulique. Lo se, tiene nombre de safari, pero como les dije, está a solo unos cuantos kilómetros de Monterrey, a 11 kms. para ser exactos de la carretera a Colombia (Locoooo).

La expedición fue en realidad una misión de reconocimiento del lugar, porque el próximo 7 de octubre habrá ahí una tertulia populachera (o peda para los no iniciados en el acervo) de proporciones bíblicas, así que fuimos al pequeño pueblo para saber como llegar y para reconocer el terreno.

Debo decir que al llegar al lugar tuve una regresión a las imágenes de los libros de historia de primaria, porque las casas estan a las faldas de los cerros y hay arboles por todos lados. Solo faltaron caminos empedrados para que las imagenes de esos libros hubiera cobrado vida. Bueno, los caminos si estaban llenos de piedras, pero no de manera organizada, lo único organizado eran los baches, los autos mal estacionados en medio de los caminos, y los pollos que siempre se organizaban para atravesarse enfrente de cada auto que pasara.

Nuestro viaje nos llevó a uno de los principales atractivos del lugar, la mundialmente famosa “Presa Mamulique”, donde pudimos ver una presa que si llevaba agua (lo cual ya es mucho decir en un pais donde hay rios que no llevan agua, e impuestos que sirven para pagar olimpiadas de 20 años antes). A orillas de la presa había letreros de advertencia, por lo que decidimos ser cuidadosos y evitar las áreas de riesgo (como un área de remolinos perfectamente señalada, donde no habia remolinos). Ademas encontramos una vertiente de ese arte urbano llamado graffiti, solo que aqui en lugar de pintar paredes con pintura en aerosol, los artistas locales grababan mensajes en los arboles, los cuales hacían a uno reflexionar profundamente. Posteriormente nos dirigimos a otro punto relevante.

En el centro de la ciudad, (si puede ser llamado de tal manera), encontramos una plaza muy tradicional, con su kiosko, sus jueguitos, sus canchas de basketball, sus bancas con el nombre de quienes las donaron, y unos resbaladeros, que invitaban a este humilde investigador a probar que en realidad eran tan divertidos como aparentaban.

En realidad tales resbaladeros en realidad eran raspaderos, porque no podias deslizarte libremente, y solo te ganabas raspones en los brazos, ademas de un desvio ligero en la cadera a causa de un problema de diseño no-ergonomico al final del trayecto que causaba que tu cadera chocara súbitamente con el borde del resbaladero.

Ademas del resbaladero, encontramos unos juegos que te enviaban directamente a tus años mozos cuando eras un infante precoz que disfrutaba de poner espejos en el empeine de los zapatos para poder mirar al infinito y mas alla. Carlos, un colega investigador, se ofreció para probar junto conmigo de primera mano la autenticidad y el legítimo funcionamiento de tales juegos, así que decidimos aplicar el método científico y experimentar la emoción de los juegos nosotros mismos.

Dentro de la plaza, en el kiosko, me dirigi a la honorable prole del pueblo, y les dije los planes que teniamos para hacer de su pueblo un punto turistico respetable, les dije que traeriamos 7-eleven’s, gasolineras, un sam’s y tambien un videocentro, para que el pueblo pudiera ser llamado al fin METROPOLI. El grupo de gente que escuchaba atentamente se convirtió en una turba enardecida que reclamaba mi cabeza. Así que decidí salir como pedo de indio del lugar seguido de cerca por mi séquito de guaruras, (bueno, no eran guaruras, nada mas eran Ruth, Carlos y las hermanas de Ruth).

Despues de eso nos retiramos al apasivo lugar de descanso de Ruth, y ahi planeamos la estrategia que habriamos de tomar una semana después.

Por lo pronto la historia de esta aventura concluye aquí, proximamente esperen la secuela, que tratará sobre la tertulia antes mencionada. Ademas. proximamente estará el video de la prueba del añejo aplicada al peculiar resbaladero.

Sin mas que decir por el momento, me despido.